Header Ad

Gobierno entrega control total de aduanas a Sedena y Marina

El Ejecutivo quitó a la recién creada Agencia Nacional de Aduanas (ANA) la coordinación sobre nueve aduanas interiores, únicas de las cincuenta en toda la República en las que ejercía esta función.

El pasado 21 de diciembre, al reformar el Reglamento de la ANA, López Obrador había dejado a la Secretaría de la Defensa Nacional la coordinación de las 21 aduanas fronterizas y la del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), a la Secretaría de Marina la puso a cargo de las 17 aduanas marítimas y la del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), y a la ANA le dejó coordinar las nueve restantes.

Una nueva reforma al Reglamento, publicada hoy, deja el manejo de estas nueve aduanas también en manos de la Sedena. El Ejército coordinará desde hoy las aduanas de Guadalajara, Monterrey, Querétaro, Toluca, Torreón, Chihuahua, Aguascalientes, Puebla y Guanajuato.

La “coordinación” consiste en encabezar la colaboración entre las distintas autoridades civiles y militares que operan en cada aduana.

La reforma también crea, como parte de la ANA, la Dirección General de Procesamiento Electrónico de Datos Aduaneros, que será encabezada por un militar.

Esta oficina tendrá las funciones de prevención del delito y otras actividades ilegales en las aduanas, que en diciembre pasado se habían dejado en manos de la Dirección General de Modernización, Equipamiento e Infraestructura Aduanera.

“La Secretaría de la Defensa Nacional deberá llevar a cabo los actos administrativos necesarios para la transferencia de los recursos humanos, materiales y financieros necesarios para la creación de la plaza de la persona titular de la Dirección General de Procesamiento Electrónico de Datos Aduaneros prevista en este Decreto”, ordena un transitorio de la reforma de hoy.

El Ejecutivo aprovechó para aclarar la forma en que la Sedena y la Semar participarán en el manejo del fideicomiso previsto en el artículo 16 de la Ley Aduanera, que antes de la creación de la ANA fue controlado y aprovechado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para financiar su operación tecnológica.

Este fideicomiso es el segundo más cuantioso del Gobierno federal, con saldo al cierre de marzo de 45 mil 983 millones de pesos.

En diciembre, el Reglamento atribuyó a los militares la facultad de crear nuevos fideicomisos para recibir recursos de los trámites aduaneros y destinarlos a obras y mejoras en esta materia.

Pero la reforma de hoy aclara que Sedena y Semar podrán “participar como unidades responsables” en el manejo de fideicomisos que reciben estos fondos, sin que se les deje la atribución de crear por su cuenta dichos instrumentos financieros.

La ANA es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda, con jerarquía similar a la del SAT, del que recibió todas las funciones en materia aduanera que este tuvo por décadas.

Forgot Password