Header Ad

Es innegable: el futuro es digital

Después de haber vivido una pandemia mundial y haber pasado meses de confinamiento obligatorio se ha consolidado una tendencia hacia lo digital que ya venía tomando fuerza de antes. Lo que hace un par de años parecía un futuro lógico, terminó siendo un presente necesario y en muy poco tiempo se realizaron avances que de otro modo habrían tardado años en llegar.

Así, hemos visto cómo todas las áreas de la sociedad se veían obligadas a funcionar de forma remota y digitalizada. El teletrabajo, la enseñanza online a todos los niveles, obligatoria, extraescolar, voluntaria y para adultos, el consumo de contenidos informativos y de ocio, el comercio electrónico… todo hemos aprendido a hacerlo desde casa.

Si nos ha sido posible continuar en alguna medida con nuestras vidas ha sido gracias al trabajo que empresas públicas y privadas llevaban años haciendo para realizar sus procesos y ofrecer servicios de forma online.

Aún tardaremos algunos años en poder analizar el empuje real y cómo se asentará en el futuro más inmediato, pero algo ha quedado claro: ese futuro será en, su mayor parte, digital.

Uno de los sectores en los que podemos ver esta tendencia de forma muy clara es la banca. También es uno de los que provocan más rechazo a los más desconfiados. Sin embargo, después de vernos obligados, más de la mitad de los clientes de los bancos ya usan los servicios online en su día a día. Ya está totalmente normalizado consultar el saldo, realizar una transferencia o solicitar un préstamo desde un ordenador o un teléfono móvil. El uso de las tarjetas sin contacto también se ha incrementado durante la pandemia.

Es en este escenario cuando se empieza a escuchar el concepto de las sucursales híbridas: la banca en la nube. Hablamos con Niccolò Garzelli, vicepresidente Sénior de Ventas de Auriga, para que nos cuente más sobre las nuevas tendencias en banca digital:

«Con el progresivo cierre de sucursales, una tendencia acentuada por los movimientos de fusiones entre entidades, la banca se enfrenta a importantes desafíos operativos. Por un lado, optimizar sus costes de gestión y personal. Por otro, garantizar la inclusión financiera de segmentos de población en riesgo, ya sea por vivir en zonas rurales o aisladas o por su dificultad para adoptar hábitos de interacción digital, como es el caso de las personas mayores o con determinadas discapacidades.

En este contexto, poner el foco en la experiencia del cliente, que cada vez exige servicios más accesibles, útiles, seguros y personalizados, se ha convertido en el objetivo prioritario.

Desde el punto de vista tecnológico, el nuevo escenario digital y el despliegue de servicios en la nube están impulsando la transformación de las sucursales tal como las conocíamos hasta ahora. La nueva generación de sucursales (#NextGenBranch) prima, por ejemplo, la atención remota, disponible 24/7, con una infraestructura de cajeros automáticos y dispositivos de servicio asistido que van mucho más allá del acceso al efectivo gracias a soluciones como Bank4me. Entre otras posibilidades, estos modernos dispositivos ofrecen funcionalidades como la videobanca, para que el cliente pueda interactuar con un empleado de forma remota sin renunciar a la atención personalizada.

También cambiará la modalidad de gestión de estos dispositivos: el uso compartido de infraestructuras por más de un proveedor, con cajeros neutrales y una única plataforma de software, e incluso compartir espacios físicos con otras entidades y marcas para ofrecer servicios complementarios (áreas de coworking, cafeterías, librerías, etc.).

Los proveedores tecnológicos de la industria bancaria estamos centrando nuestros esfuerzos en desarrollar soluciones que permitan a los clientes finales acceder a todos los servicios del banco en modo autoservicio e interactuar con asesores a través de asistencia por audio y vídeo, de forma segura y personalizada. La Inteligencia Artificial y la automatización juegan además un papel fundamental para agilizar las operaciones más simples y repetitivas, lo que permite a los empleados dedicarse a tareas de mayor valor como la asistencia y la asesoría a los clientes que lo requieran».

Otro sector que ha tenido que renovarse es el de la salud. En los meses de confinamiento la facturación de la sanidad privada en los centros sin internamiento cayó un 85%. La transformación digital de la sanidad llevaba años dando pequeños pasos, pero de golpe se ha convertido en una necesidad urgente.

Este empuje innegable ha facilitado el boom de la telemedicina y el alza de la digitalización de las consultas, tanto públicas como privadas. Desde doctorUp nos explican lo sencillo que es transformar digitalmente un centro, de modo que se puedan realizar consultas presenciales y telemedicina, Historia clínica digital, prescripción de recetas, monitorización y garantía legal.

Si atiendes tu propia consulta, doctorUp te permitirá atender a tus pacientes dónde y cuándo quieras. Con la última tecnología y toda la seguridad necesaria en tu día a día.

Se trata de una herramienta única para atender y fidelizar a tus pacientes en consultas físicas o de telemedicina, estén donde estén, y desde el dispositivo conectado que usen. Una herramienta perfecta para consultas de medicina, psicología, psiquiatría, nutrición, mindfulness, coach de salud, etc.

Garantía legal 100%

Ofrecen un servicio que permite la gestión de consultas médicas con pleno cumplimiento normativo, desarrollada sobre la normativa legal europea y española en protección de datos y seguridad de la información. Además, son la primera empresa de telemedicina adscrita al Pacto digital para la Protección de las Personas de la Agencia Española de Protección de Datos.

Cumple la legislación y simplifica el trabajo en tu consulta:

• Evita sanciones cumpliendo la normativa de protección de datos médicos.

• Proceso de registro individualizado con personal de atención.

• Área médica digital y portal de paciente.

• Gestiona la información de tus pacientes cumpliendo 100% normativa legal -RGPD.

• Agenda de citas.

• Mensajes de aviso de creación, edición y cancelación de cita.

• Histórico de consultas por paciente.

• Historia Clínica Digital por paciente.

• Prescripción de receta online cumpliendo 100% normativa europea.

• Comparte analíticas, informes y otros documentos médicos.

• Monitorización con dispositivos médicos.

• Consultas presenciales ilimitadas.

• Soporte y actualización en el mantenimiento de tu agenda.

En resumen: se puede atender a los pacientes con las ventajas del mundo digital desde 25 €/mes. Solicita una DEMO GRATUITA.

En cuanto al sector empresarial, hay múltiples ventajas para sumarse a la digitalización, como la reducción de costes que supone al optimizar los recursos y tener toda la información al alcance de un clic, con el ahorro de tiempo que eso acarrea.

Pero además es que también incrementa la productividad. Por un lado por la ganancia en eficiencia de los trabajadores, que ya no tienen que dedicar tanto tiempo a tareas administrativas o desplazamientos y pueden enfocarse en mejorar las estrategias y la producción del negocio.

Los procesos se vuelven más ágiles y esto, además de aumentar las ventas, mejora el funcionamiento interno de la empresa y da control real e instantáneo sobre cualquier acción.

La consultora tecnológica Evenbytes, con sede en Madrid y Cantabria, ha desarrollado Origamee, una herramienta que permite digitalizar procesos dentro de las empresas.

Evenbytes es una consultora tecnológica con más de 15 años de experiencia en transformación digital. Este año han lanzado al mercado Origamee como parte de su compromiso por seguir evolucionando en el mundo de la tecnología, una plataforma que permite a empresas de cualquier sector potenciar la productividad y eficiencia de los equipos de trabajo.