Header Ad

¿Quieres invertir? ¿Cuándo se debería buscar un asesor financiero?

Si tienes dinero y quieres ayuda pasa saber cómo invertirlo, quizá la solución esté en buscar a un especialista.

En México muchas personas tienen algún “guardadito” de dinero en casa o en la cuenta del banco, las ganancias de la empresa, los recursos de una herencia, otras fuentes de ingresos, pero no lo invierten porque no saben dónde, cómo hacerlo o no confían en alguien más para que lo haga. Se estima que en el país sólo 2% de la población adulta tiene una cuenta de inversión y de éstas 67% tiene su dinero en instrumentos de bajo riesgo, es decir, que le generan ganancias conservadoras.

¿Dejarías que una persona te ayude a invertir tu dinero? Un asesor financiero es un profesionista con certificación que se dedica a ayudar a las personas a gestionar sus recursos en instrumentos financieros más avanzados, con más exposición. ¿Qué hace? Explica, guía, crea una estrategia financiera para quienes quieren invertir su dinero en instrumentos especializados y les ayuda a diversificar sus inversiones para obtener mejores rendimientos.

De acuerdo con el estudio “Impulsado a los Mexicanos a través de la asesoría financiera”, de GBM y EY-Parthenon, las tres razones del por qué las personas no buscan o contratan a un asesor financiero es porque creen que cuentan con los conocimientos suficientes para invertir por su cuenta, no confían en que el asesor hará un buen manejo de sus finanzas y les genera desconfianza la falta de claridad en las comisiones cobradas.

Actualmente México enfrenta una brecha en la participación de la población en las inversiones y esto tiene un efecto directo en la pérdida del valor de su dinero sobre todo en estos momentos de alta inflación.

De acuerdo con el estudio de GBM y EY-Parthenon, las carencias en educación financiera en la población, la preferencia por inversión en bienes inmuebles o negocios propios y aversión al riesgo han propiciado que pocos mexicanos participen en las inversiones, desgastando o limitando el potencial de lograr sus objetivos en el largo plazo.

Las pocas personas que invierten en el país lo hacen en productos básicos. El 67% tienen su dinero en instrumentos de poco riesgo, lo que provoca que tengan rendimientos bajos. El resto tiene su dinero en renta variable.

“De los pocos mexicanos que están dispuestos a invertir, la mayoría tienen aversión al riesgo, prefiriendo los instrumentos de deuda sobre los de renta variable. Si bien los instrumentos de renta variable están ganando terreno con un crecimiento anual de 9% en los últimos seis años, la preferencia por alternativas de bajo riesgo sigue predominando”, dice el estudio.

Lo anterior refleja la falta de profesionales que asesoren a las personas a planificar sus inversiones con base en una diversificación en instrumentos que ayuden a generar mejores ganancias.

Existen dos tipos de asesores financieros

Se cree que un asesor financiero sólo colabora con personas que tienen mucho dinero, sin embargo, puedes buscar alguno que te ayude con una estrategia de inversión aunque no tengas millones de pesos.

Existen dos tipos de asesores financieros en el país, los que están vinculados a una institución y los que son independientes.

El asesor financiero vinculado a una institución, normalmente labora para una entidad financiera, son personas con un sueldo base y una compensación variable basada en metas e indicadores que deben cumplir. Este tipo de asesoría cobra a los clientes mediante comisiones por los productos de inversión.

Por su parte, los asesores en inversiones independientes tienen la libertad de operar con cualquier institución, ya sea casa de bolsa, administradora de fondo o banco, normalmente cobran comisiones como porcentaje sobre los activos que gestionan y, a pesar de que el porcentaje puede variar entre asesores, lo más común es el 1 por ciento.

Actualmente existen en México alrededor de 7,500 asesores financieros, de los cuales 135 operan de manera independiente.

De acuerdo con el estudio de GBM, las principales razones para trabajar con un asesor financiero son: desempeño o retornos superiores, asesoramiento en planeación o gestión fiscal, atención, además de servicio y conveniencia.

“En general, los inversionistas que cuentan con un asesor, ofrecen servicios de calidad, proveen información valiosa, transmiten seguridad y confianza y comprenden sus necesidades y objetivos”, dice el documento.

Sobre esto, Édgar Arenas, asesor financiero y autor del libro Invirtiendo y Entendiendo, destacó que al momento de hablar con un asesor de inversiones se debe revisar que esté certificado, revisar la experiencia que tiene, los resultados que ha obtenido en su trabajo.

El especialista destacó que lo primero que debe realizar un asesor financiero es ayudarte a determinar primero tu perfil de inversionista (conservador, moderado o agresivo) y sobre esto, ya conocimiento el marco de riesgo personal, estructurar un portafolio de inversión.

Con base en esa información deberá generar una tesis de inversión, que es la construcción de un portafolio justificando cada parte, lo que sigue es definir la entidad a través la cual se invertirá, porque los montos varían entre una y otra. Por ejemplo, existen algunas entidades donde sólo se pueden hacer este tipo de inversiones a partir de 100,000 pesos; 500,000 pesos; 1 millón y hay algunas con apertura inicial de 5 millones de pesos.

Forgot Password