Header Ad

ONU usará datos del espacio para buscar emisoras de metano

La Organización de las Naciones Unidas, lanzará el próximo año un sistema que se pueda combinar con los satélites ya existentes en el espacio, para poder detectar las emisiones de metano, el cual es un potente gas del efecto invernadero.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente dijo el viernes que el nuevo Sistema de Alerta y Respuesta de Metano (MARS, por sus siglas en inglés) está destinado a ayudar a las empresas a actuar sobre las principales fuentes de emisiones, pero también a proporcionar datos de manera transparente e independiente.

Se basa en mediciones satelitales realizadas por la NASA y las agencias espaciales europea, alemana e italiana. En el futuro también se incorporarán datos de operadores privados de satélites.

“Cada uno de estos instrumentos nos da una respuesta correcta a una pregunta que es ligeramente diferente, porque cada uno de ellos ve cosas diferentes”, dijo Manfredi Caltagirone, director del Observatorio Internacional de Emisiones de Metano del PNUMA. “Entonces, la única forma en que puede tener una imagen correcta es conectarlos todos juntos”.

Los datos se publicarán entre 45 y 75 días después de su recopilación, lo que significa que las empresas tendrán tiempo suficiente para corregir las filtraciones cuando se hagan públicas.

“Creemos que es importante no solo crear una herramienta para avergonzar, sino involucrar a los operadores y gobiernos para que puedan actuar en el evento específico”, dijo Caltagirone.

La publicación de las mediciones en una plataforma respaldada por la ONU también garantizaría que se considere neutral y confiable, proporcionando un estándar que evita que las empresas busquen datos que las hagan lucir mejor, dijo.

Sin embargo, no habrá forma de obligar a los emisores a tomar medidas.

“Somos realistas en que ciertas empresas y ciertos países serán más cooperativos que otros”, dijo Caltagirone. “Pero podemos asegurarnos de que esta información esté disponible para aquellos que estén interesados en ella”.

Los primeros datos se publicarán en la segunda mitad del próximo año, centrándose en las grandes fugas de metano. A medida que madure, la plataforma incorporará fuentes de emisiones menos dramáticas pero igualmente significativas, como el ganado y las granjas de arroz.

Reducir las emisiones de metano en todo el mundo es clave para el ambicioso objetivo del acuerdo climático de París, de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados (2,7 Fahrenheit) para finales de siglo en comparación con la época preindustrial. El año pasado, Estados Unidos, la Unión Europea y otros se comprometieron a reducir las emisiones totales de metano en todo el mundo en un 30 % para 2030.