Header Ad

La biotecnología en la vida cotidiana

La biotecnología es una ciencia que utilizan seres vivos -ya sean microorganismos, plantas o animales-, para la obtención de productos modificados. Si bien la biotecnología recibió tal apelativo hacia 1970, en realidad es tan antigua como la humanidad. Por ejemplo, hace 6 mil años los primitivos procesos de fermentación para elaborar vino, vinagre y queso marcaron el inicio de la biotecnología de alimentos.

Aunque por aquel entonces se desconocía por completo el origen y mecanismos involucrados en la fermentación, hoy sabemos que son resultado de la actividad biológica de microorganismos.

Hoy en día la biotecnología -al igual que otras ciencias-, no está exenta de controversias y mitos provocados por la desinformación y los prejuicios inherentes a las disciplinas científicas que emplean organismos.

El gran mito asociado a la biotecnología moderna desde sus inicios, gira en torno a los alimentos transgénicos, ante el temor de que puedan representar un gran riesgo para la salud. Sin embargo, todos productos son sometidos a una gran variedad de análisis y estudios para garantizar su inocuidad.

El ser humano ha realizando la modificación genética de los alimentos desde hace miles de años, mediante el proceso de selección de variedades de vegetales, frutas y cereales, para potenciar características como tamaño, color y sabor, además de optimizar el rendimiento de las cosechas frente a condiciones climáticas adversas.

Esta selección que en un inicio fue realizada de forma inconsciente sentó las bases para lo que ahora es la modificación genética y la producción de alimentos transgénicos.

Los transgénicos están íntimamente ligados a la biotecnología por la modificación que en ocasiones son llevadas a cabo al alimento para conferirle características que originalmente no tenían con la ayuda de la ingeniería genética, como puede ser la resistencia a patógenos, la resistencia a sequía, entre otras.

Los investigadores señalan que el riesgo de consumir alimentos transgénicos son los mismos que consumir cualquier otro alimento tradicional. Los alimentos transgénicos son sometidos a estrictos lineamientos impuestos por la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).