Header Ad

«El efecto de los químicos en nuestro sistema reproductivo amenaza la supervivencia humana»: Shanna Swan, epidemióloga autora de «Cuenta atrás»

La tasa de fertilidad mundial está en declive desde hace décadas.

A menudo, la atención se ha puesto en el sistema reproductivo de las mujeres, pero la epidemióloga estadounidense Shanna Swan sugiere que los hombres también son fuente de preocupación.

Según expone en el libro Countdown («Cuenta atrás»), el estado actual de la salud reproductiva no puede prolongarse por mucho tiempo sin amenazar la supervivencia humana.

«Es una crisis existencial global», subraya esta científica especializada en fertilidad que trabaja en la Escuela de Medicina Icahn del hospital Mount Sinai en Nueva York.

En este libro de reciente publicación, Swan señala que, de media, la mujer actual de 20 años es menos fértil de lo que era su abuela a los 35 años y añade que, también de media, un hombre actual tiene la mitad de los espermatozoides que tenía su abuelo a su misma edad.

La investigadora responsabiliza de gran parte de este deterioro a los químicos tóxicos, en concreto los ftalatos, sustancias sintéticas que se utilizan para hacer que los plásticos sean más flexibles y difíciles de romper.

Estos componentes están en objetos de uso común: envases, champús, cosméticos, muebles, pesticidas o alimentos enlatados, entre otros productos.

Varios estudios de los últimos 20 años han demostrado que alteran las hormonas masculinas como la testosterona y causan defectos genitales de nacimiento en los bebés varones.

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) exponen en su página web que se desconocen los efectos de una leve exposición a los ftalatos, pero reconocen que algunos tipos de estas sustancias han afectado el sistema reproductivo de animales en laboratorio.