Header Ad

El 11% de los usuarios que reservan sus vacaciones vía ‘online’ han sido víctimas de ciberestafas

El 11 por ciento de las personas que reservan sus vacaciones a través de internet aseguran haber sido víctimas de ciberestafas y el 16 por ciento confiesa que alguien de su entorno ha caído en trampas de este tipo.

Estas son algunas de las conclusiones a las que ha llegado la empresa de ciberseguridad S2 Grupo tras realizar una encuesta a los 14 mil seguidores de la compañía a través de LinkedIn.

De este sondeo, la compañía ha determinado que gran parte de estas estafas provienen del alquiler vacacional del alojamiento y de vehículos, unos servicios con los que los ciberdelincuentes se aprovechan para engañar a sus víctimas mediante ofertas irreales.

En concreto, de la muestra de entrevistados en esta encuesta, un 11 por ciento aseguró haber sido víctima de ciberestafas en la reserva de sus vacaciones vía ‘online’.

Para evitar caer en sus redes es importante que sigamos algunos buenos hábitos, como dudar mucho de chollazos. Esto ya puede darnos una pista de que algo no va bien», ha comentado el socio-director de S2 Grupo, José Rosell, en un comunicado remitido a Europa Press.

Otras de las señales que indicarían que se trata de ofertas sospechosas son los fallos ortográficos en la página web, la falta de un teléfono de contacto o las opiniones negativas sobre la empresa que ofrece estos servicios.

Además de estas estafas, otro de los puntos esenciales en relación a la ciberseguridad y las vacaciones es el hecho de publicar y compartir fotografías cuando estamos fuera.

Esto puede aportar mucha información sobre nuestra situación personal, además de adelantar que no nos encontramos en casa, lo que puede llevar a atracos y robos.

En relación a este aspecto, el 16 por ciento de los encuestados han asegurado que les gusta compartir imágenes en sus redes sociales en tiempo real, eso es, cuando están de viaje.

Este porcentaje se ha visto reducido si se tiene en cuenta el de la encuesta realizada en 2020, cuando un 21,5 por ciento indicó que subía las imágenes aún estando de vacaciones. Por el contrario, el 18 por ciento prefiere esperarse a volver a casa para publicarlas.

Por otra parte, se deben tener en cuenta los riesgos que supone conectarse a redes WiFi públicas, que los ciberdelincuentes aprovechan para acceder a los datos personales de sus víctimas, como las contraseñas de sus cuentas bancarias o sus redes sociales.

Otras recomendaciones son no activar el geoposicionamiento en redes sociales, revisar los permisos que piden las aplicaciones durante su instalación y vigilar los SMS aparentemente legítimos recibidos en el dispositivo.

También conviene hacer uso de aplicaciones que permiten, además de localizar el ‘smartphone’ en caso de pérdida, borrar los datos de forma remota y llevar a cabo otras acciones para preservar la seguridad de los datos personales.