Header Ad

Educación superior debe conservar flexibilidad digital ocasionada por la pandemia de Covid-19

Las universidades mexicanas deben conservar la adaptabilidad y flexibilidad que, con esfuerzo, impulsaron los docentes de estas instituciones ante la pandemia de Covid-19, la cual provocó que el proceso de enseñanza y aprendizaje al que tanto profesores como estudiantes estaban acostumbrados cambiara de forma radical.

Estas fueron las palabras de José Álvarez Terrazas, rector de la Universidad Tecnológica de Ciudad Juárez, durante el panel Educación Híbrida: El siguiente paso para la educación superior, dentro del foro Revolución Digital: La aceleración ante un futuro tecnológico, organizado por Dell Technologies.

“El principal aprendizaje es ese: que las instituciones de educación superior no somos difíciles de adaptar y podemos con esto superar retos mucho más grandes de los que creíamos”, dijo Álvarez Terrazas.

Patricia Barrios, directora de Innovación en el Instituto Universitario del Centro de México, aseguró que la tecnología y la educación nunca han dejado de jugar en el mismo terreno, aunque, con la pandemia de Covid-19, esta relación se formalizó.

“Índices como el Producto Interno Bruto están incluyendo factores como la economía del conocimiento y esta incluye la relación entre la educación y la tecnología”, dijo y añadió que estos dos factores serán clave en el desarrollo más inmediato del país.

Para Alessio Hagen, director de Gobierno y Ciudades Digitales de Dell Technologies en México, la tecnología es un facilitador en términos de igualdad y esto se ve reflejado en cómo la compañía tecnológica ha trabajado para llevar educación en comunidades rurales de difícil acceso, las cuales no cuentan con conectividad.

“La educación tiene que ser asíncrona. Yo no puedo estar conectado con el profesor todo el tiempo, porque hay otras personas de la familia que también requieren estar conectados; entonces lo que tenemos que hacer es aplicar el modelo de educación invertida, donde los recursos del profesor queden almacenados en plataformas educativas dedicadas a ellos, para que los alumnos las puedan consultar sin que estén completamente conectados”, dijo.

El rector de la UTCJ dijo además que el siguiente paso, después de la digitalización de la educación superior y el surgimiento de este modelo híbrido, es preciso que las universidades establezcan un vínculo con los sectores productivos, con el fin de conocer los cambios que se generaron también dentro de los centros de trabajo y que estos puedan ser reproducidos en las instituciones educativas.

“¿Cómo logramos que la tecnología sea ese vínculo entre lo que cambió dentro de la industria y lo que tiene que cambiar en las instituciones de educación superior?”, se preguntó.