Header Ad

Buscan un pago más justo por la música

La Sociedades de Autores y Compositores de Europa pidió a las plataformas de música en streaming que incentiven los modelos de suscripción para aumentar su contribución a la remuneración de los artistas

La Agrupación Europea de Sociedades de Autores y Compositores (GESASC) pidió a las plataformas de música en streaming que incentiven los modelos de suscripción entre los usuarios para aumentar su contribución a la remuneración de los artistas, que en su opinión es «inaceptablemente baja».

En un estudio publicado ayer, los artistas aseguran que la forma «más popular» de consumir música hoy en día es a través de internet, hasta el punto de que el streaming representa un 68 por ciento del consumo total.

Según el informe, los consumidores optan principalmente por los servicios gratuitos de las plataformas, cuyos ingresos se obtienen a través de la publicidad, pero alertan que estos son diez veces inferiores a los que se obtienen por los planes de pago.

De acuerdo con este gremio, los artistas sólo se quedan con el 15 por ciento del precio de la suscripción, mientras que las discográficas retienen el 55 por ciento y las plataformas entre un 30 y un 34 por ciento.

Destacan también que el precio de la suscripción de 9.99 euros mensuales no ha aumentado desde 2006 «a pesar del crecimiento exponencial en la calidad, cantidad de canciones y la facilidad de uso de los servicios de música por streaming».

Si se tienen en cuenta los planes de promoción familiar y la inflación, «el valor de una suscripción por usuario ha disminuido considerablemente en los últimos 15 años», señalaron.

De acuerdo con la GESASC, el mercado de música por streaming ha evolucionado desde sus inicios y actualmente es suficientemente maduro para poder incrementar sus ingresos totales a través de modelos de precios más realistas, que sean variables, en función de los diversos servicios que ofrecen las plataformas al margen de la reproducción musical.

«Y una vez que aumenten esos ingresos totales, el reparto a los autores, compositores y editores «debería evolucionar de maneras distintas y más justas».

Otra de sus demandas es la falta de transparencia de los algoritmos que utilizan las plataformas para recomendar música a los usuarios y como ejemplo aseguran que el 93 por ciento de los artistas en Spotify tiene menos de mil oyentes mensuales.

«El actual mercado del streaming musical, impulsado por los grandes éxitos, ha derivado en un sistema piramidal en el que un número pequeño de canciones acapara una gran parte de la audiencia», señala el informe, que afirma que 57 mil artistas abarcaron en marzo de 2021 el 90 por ciento de toda la música que se consumió en Spotify.

Es por ello que los artistas piden a la Unión Europea políticas para impulsar la transparencia de los algoritmos y la diversidad cultural, promocionando distintos géneros musicales, canciones en diversos idiomas y artistas de varios países.

Más de 500 millones de suscriptores
Esta semana también trascendió que la música en streaming ha alcanzado los 524 millones de suscriptores, según el propio estudio de la GESAC.

El estudio, titulado ‘Music streaming market-The place and role of authors and composers’ -‘Estudio sobre el lugar y el papel de los autores y compositores en el mercado europeo de la música en streaming’- fue elaborado por el periodista y experto en el sector musical Emmanuel Legrand.

Según el estudio, el confinamiento provocado por la pandemia en los dos últimos años aceleró la transformación digital de los mercados y el crecimiento del streaming como la forma principal de disfrutar de la música.

«Ya no podemos aceptar un modelo económico que, a pesar de un incremento exponencial de los usuarios y la oferta, sea incapaz de remunerar de forma adecuada a los creadores: necesitamos incrementar la parte correspondiente a los ingresos totales y abordar los desequilibrios sistémicos», dijo el presidente de GESAC, Gernot Graninger.

Véronique Desbrosses, directora General de GESAC, añadió que los servicios de streaming están ofreciendo acceso a un catálogo masivo de música de una forma simplificada y sencilla, pero carente de respuesta a las expectativas de los creadores.