Header Ad

Robot ayuda a niños poder lidiar con el estrés durante las curaciones por quemaduras

El Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja (INSN), en colaboración con la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), viene impulsando un proyecto piloto denominado ‘Asistente robótico para el soporte emocional de los niños hospitalizados por quemaduras’ en el marco de un proyecto de investigación biomédica que incluye robótica.

Marcos Scerpella García Pacheco, pediatra del Eje Quemados del INSN San Borja e investigador del proyecto, indica que el robot es primordial para evitar que los niños puedan estresarse tras las operaciones. “Las curaciones por quemaduras son traumáticas, continuas y dolorosas y los niños que sufren quemaduras tienen que afrontar este proceso, el robot social busca reducir el estrés en ellos durante el ingreso a hospitalización”.

Por su parte, la Dra. María Cristina Medina Pflucker, coordinadora técnica de la Unidad de Desarrollo de Investigación, Tecnologías y Docencia del INSN San Borja, precisó que estos robots ayudarán a los menores a sobrellevar cualquier tipo de proceso de recuperación. “Es así que se elaboraron dos prototipos funcionales de robots sociales interactivos, a cargo del área de Ingeniería de la PUCP, que se encargarán de ayudar a los pequeños pacientes a sobrellevar los niveles de ansiedad, miedo y estrés que atraviesan durante los procedimientos, procesos de curación y recuperación por una quemadura”.

El robot social se comunicará con los pacientes mediante la lengua en castellano y quechua, considerando que el Instituto es un centro de referencia nacional, por lo tanto, recibe casos de niños quemados de todo el país, con lo cual apoyarán en el soporte emocional de los pacientes pediátricos intervenidos.

La Dra. María Cristina Medina, dijo que el desarrollo del proyecto tiene dos etapas: Etapa de diseño del robot, el cual ya concluyó y la etapa de ejecución mediante un piloto que luego será implementado en el servicio de hospitalización del Eje Quemados.

Anualmente, aproximadamente 300 niños llegan a este centro pediátrico con quemaduras graves y su proceso de recuperación es largo, puede demorar hasta dos años, ya que las secuelas demoran en tratarse debido a que requieren varias cirugías y microcirugías complejas.

“Para nosotros es importante promover la ciencia con una metodología que vaya de la mano con la parte ética, para lo cual tenemos convenios con diversas instituciones que realizan investigaciones”, afirmó.

El INSN San Borja, liderado por la Dra. Zulema Tomás González, cuenta con la Sub Unidad de Investigación e Innovación Tecnológica, que lidera la investigación científica, y la innovación tecnológica mediante el desarrollo de la cultura de investigación en los profesionales de la salud de la institución.

La promoción de la investigación científica y la innovación tecnológica aplicada a todos los aspectos de la salud pediátrica en aras de promover el desarrollo de investigaciones e innovaciones colaborativas y multidisciplinarias que mejoren la atención de la salud infantil en el país.