Header Ad

La NASA propone una escala para identificar vida fuera de la Tierra


Científicos de la NASA han propuesto una escala con siete niveles para que la comunidad científica establezca un nuevo marco de contexto para identificar vida fuera de nuestro planeta.

En un texto publicado en la revista Nature, proponen crear una escala para evaluar y combinar diferentes líneas de evidencia que finalmente conducirían a responder la pregunta fundamental: ¿Estamos solos en el universo?

En el nuevo artículo dirigido por Jim Green, el científico en jefe de la agencia, un grupo de la NASA ofrece una escala de muestra para usar como punto de partida para las discusiones entre cualquiera que lo use, como científicos y comunicadores. Visualizan una escala informada por décadas de experiencia en astrobiología, un campo que investiga los orígenes de la vida en la Tierra y las posibilidades de vida en otros lugares.

«Tener una escala como esta nos ayudará a comprender dónde estamos en términos de búsqueda de vida en lugares particulares y en términos de las capacidades de las misiones y tecnologías que nos ayudan en esa búsqueda», dijo Green en un comunicado.

La escala contiene siete niveles, que reflejan la sinuosa y complicada escalera de peldaños que llevaría a los científicos a declarar que han encontrado vida más allá de la Tierra. Como analogía, Green y sus colegas señalan la escala del nivel de preparación tecnológica, un sistema utilizado dentro de la NASA para evaluar qué tan preparada está una nave espacial o tecnología para volar.

Los autores esperan que en el futuro, los científicos noten en los estudios publicados cómo sus nuevos resultados de astrobiología encajan en dicha escala. Los periodistas también podrían hacer referencia a este tipo de marco para establecer expectativas para el público en las historias sobre nuevos resultados científicos, de modo que los pequeños pasos no parezcan grandes saltos.

«Hasta ahora, hemos preparado al público para que piense que solo hay dos opciones: es vida o no es vida», dijo Mary Voytek, directora del Programa de Astrobiología de la NASA en la sede de la NASA en Washington y coautora del estudio. «Necesitamos una mejor manera de compartir la emoción de nuestros descubrimientos y demostrar cómo cada descubrimiento se basa en el siguiente, para que podamos llevar al público y a otros científicos en el viaje».

A medida que los científicos aprenden más y más sobre qué tipos de señales están asociadas con la vida en diversos entornos de la Tierra, pueden crear y mejorar las tecnologías necesarias para encontrar signos similares en otros lugares.

Si bien los detalles exactos de la escala propuesta evolucionarán a medida que los científicos, los comunicadores y otros intervengan, el artículo de Nature ofrece un punto de partida para la discusión.

En el primer paso de la escala, el «nivel 1», los científicos reportarían indicios de una firma de vida, como una molécula biológicamente relevante. Un ejemplo sería una medición futura de alguna molécula en Marte potencialmente relacionada con la vida. Pasando al «nivel 2», los científicos se asegurarían de que la detección no se viera influenciada por los instrumentos contaminados en la Tierra. En el «nivel 3», mostrarían cómo se encuentra esta señal biológica en un entorno analógico, como el antiguo lecho de un lago en la Tierra similar al sitio de aterrizaje del rover Perseverance, el cráter Jezero.

Para agregar evidencia a la mitad de la escala, los científicos complementarían esas detecciones iniciales con información sobre si el medio ambiente podría sustentar la vida y descartarían fuentes no biológicas. Para Marte en particular, las muestras devueltas de Marte podrían ayudar a hacer este tipo de progreso.

Dado que diferentes equipos en la Tierra tendrían la oportunidad de verificar de forma independiente indicios de vida en muestras de Marte con una variedad de instrumentos, la combinación de su evidencia podría alcanzar el «nivel 6», el segundo escalón más alto en la escala. Pero en este ejemplo, para alcanzar el nivel 7, el estándar por el cual los científicos estarían más seguros de haber detectado vida en Marte, es posible que se requiera una misión adicional a una parte diferente de Marte.

«Alcanzar los niveles más altos de confianza requiere la participación activa de la comunidad científica en general», escriben los autores.