Header Ad

El proyecto de entregas de Amazon con drones, retrasado por accidentes en pruebas

Amazon.com dijo que esperaba que las entregas con drones comenzarán en los próximos cinco años más o menos.

Jeff Bezos participó en 60 Minutos en 2013 y se comprometió a llenar los cielos con una flota de drones de entrega que podrían enviar paquetes a los hogares de los clientes en 30 minutos. Cuando se le preguntó cuándo llegaría este futuro, el fundador de Amazon.com dijo que esperaba que las entregas con drones comenzaran en los próximos cinco años más o menos.

Casi una década después, a pesar de gastar más de 2 mil millones de dólares y reunir un equipo de más de mil personas en todo el mundo, Amazon está muy lejos de lanzar un servicio de entrega de drones.

Una investigación de Bloomberg basada en documentos internos, informes gubernamentales y entrevistas con 13 empleados actuales y anteriores revela un programa acosado por desafíos técnicos, alta rotación y preocupaciones de seguridad. Un accidente grave en junio llevó a los reguladores federales a cuestionar la aeronavegabilidad del dron porque fallaron múltiples funciones de seguridad y la máquina se salió de control, provocando un incendio forestal. Si bien se espera que los aviones experimentales se estrellen durante los vuelos de prueba, los empleados actuales y anteriores dicen que la presión para que el programa vuelva a encarrilarse ha llevado a algunos gerentes a tomar riesgos innecesarios que han puesto en peligro al personal.

“Con pruebas rigurosas como esta, esperamos que ocurran este tipo de eventos y aplicamos los aprendizajes de cada vuelo para mejorar la seguridad”, dijo el portavoz de Amazon, Av Zammit, en un comunicado enviado por correo electrónico. “Nadie ha resultado herido o dañado como resultado de estos vuelos, y cada prueba se realiza de conformidad con todas las normas aplicables”.

Amazon planea aumentar las pruebas en los próximos meses. Habiendo incumplido el objetivo de realizar 2 mil 500 vuelos de prueba el año pasado, según documentos revisados por Bloomberg, la compañía ha establecido un objetivo aún más elevado de 12 mil para 2022, aunque se habían completado menos de 200 a finales de febrero. La compañía planea agregar nuevas ubicaciones de prueba este año en College Station, Texas, a unas 100 millas al noreste de Austin, y Lockeford, California, cerca de Stockton. Amazon también espera comenzar a probar drones más allá de la vista de los observadores de vuelo, según documentos revisados por Bloomberg, un paso clave para demostrar su capacidad de volar de forma autónoma.

Pasarán años antes de que la Administración Federal de Aviación apruebe las entregas de drones comerciales, aunque la agencia está permitiendo que las empresas realicen vuelos de prueba en áreas cada vez más pobladas siempre que no presenten riesgos de seguridad significativos. Pero la perspectiva de reemplazar a los conductores humanos con robots voladores atrae a los minoristas en línea porque se espera que el envío en 30 minutos se convierta en estándar para ciertas entregas, como medicamentos, refrigerios y productos para bebés.

Los drones de Amazon podrían desplegarse hasta 11 kilómetros desde una estación de entrega, volando por encima del tráfico para entregar paquetes que pesan hasta 2.3 kilogramos dentro de la media hora de que un cliente haga clic en “comprar”. La velocidad finalmente haría que los pedidos de Amazon fueran tan rápidos como un viaje a la tienda y ayudaría a compensar uno de los mayores costos del comercio electrónico: pagarle a alguien para que lleve los paquetes a los hogares.

La empresa con sede en Seattle está bajo una presión cada vez mayor para mantenerse al día con sus rivales adinerados. La semana pasada, Google Wing de Alphabet aceleró su propio programa de prueba de drones al comenzar a transportar paquetes a compradores de Walgreens en un área suburbana de 90 millas cuadradas al norte de Dallas. Walmart y United Parcel Service tienen sus propios programas de drones en distintas etapas de desarrollo

Incluso los críticos internos más duros de Amazon no cuestionan el potencial de la tecnología, pero los empleados actuales y anteriores dicen que la compañía está haciendo lo que ha hecho tantas veces antes: anteponer la velocidad a la seguridad en nombre de vencer a la competencia. “Alguien tendrá que morir o mutilarse para que se tomen en serio estos problemas de seguridad”, dijo Cheddi Skeete, exgerente de proyectos de drones de Amazon, quien dice que fue despedido el mes pasado por plantear inquietudes a sus gerentes. “¿Cómo podemos llevar estas pruebas a más comunidades cuando sabemos que tenemos problemas?”. El portavoz Zammit negó que Skeete haya sido despedido por hablar.

La FAA se negó a comentar sobre los accidentes, pero dijo que sus requisitos de prueba estaban diseñados para proteger al público. “Las pruebas de vuelo son una parte crítica de todos los proyectos de certificación de aeronaves”, dijo la agencia. “Las aprobaciones de pruebas de vuelo de la FAA contienen disposiciones para garantizar que ocurra de manera segura, sin representar un peligro para las personas, la propiedad u otras aeronaves”.

Forgot Password