Header Ad

Documentan, por primera vez, a orcas cazando a un gran tiburón blanco

Científicos confirmaron la veracidad de una grabación hecha en Sudáfrica a finales de julio de 2022, en la que un grupo de orcas cazan a un gran tiburón blanco, una especie que se creía no era presa de los cetáceos.

En la filmación se ve a tres orcas arrancando el hígado a un gran tiburón blanco de cinco metros de largo, mientras las otras dos observan; las aguas de Mossel Bay, en Sudáfrica, se vuelven rojas por la sangre antes de que el tiburón se hunda en el fondo del mar, informó AFP.

“Nunca se había observado ese comportamiento anteriormente, y desde luego, nunca desde el aire”, indicó la principal autora del estudio, Alison Towner, especialista en tiburones en la Marine Dynamics Academy, cerca de Ciudad del Cabo, en un comunicado publicado en la revista especializada Ecology.

Las imágenes muestran a cinco orcas persiguiendo y matando a un gran tiburón blanco. Los científicos creen que otros tres murieron durante la cacería.

“Las orcas son animales muy inteligentes y sociales. Sus métodos de caza en grupo hacen de ellas unos predadores increíblemente eficaces”, explicó el experto en mamíferos marinos y también autor del estudio, Simon Elwen.

Hasta ahora, se sabía que las orcas suelen atacar a otras especies de tiburones, pero apenas se tenían indicios inacabados de ataques contra grandes tiburones blancos. El estudio no aporta respuestas sobre las razones de ese comportamiento.

Los autores dijeron que el hecho de que las orcas aparezcan cazando en grupo, sugiere que la práctica expande, pues estudios anteriores establecieron que los animales blancos y negros pueden aprender unos de otros por “transmisión cultural”.

Los tiburones desaparecieron de la zona después del ataque y, en los 45 días siguientes, solo fue avistado un gran tiburón blanco, según el artículo.

Esto confirmaría, según los autores, que los tiburones reaccionaron huyendo. En los casos observados anteriormente, los tiburones abandonaban en general antiguos hábitats clave, lo que tiene consecuencias en el ecosistema y el turismo, indicó la bióloga marina de los parques nacionales de Sudáfrica, Alison Kock.

La salvaje historia fue capturada por la cámara de un dron que volaba por encima y ahora les da a los científicos una mejor comprensión de por qué estos depredadores superiores parecen estar huyendo de esta región que alguna vez fue la capital mundial de los tiburones.

Señalaron que las orcas se dan un festín con el hígado de un gran tiburón blanco porque es grande, grasoso y se ha convertido en el plato favorito de las ballenas. En los últimos años al menos se registraron ocho cadáveres de tiburones –ninguno de un gran blanco– aparecidos en la costa del Cabo Occidental en 2017 y a todos les faltaba el hígado.

Los grandes tiburones blancos se juntan en las aguas alrededor de Sudáfrica debido a la gran población de lobos marinos del Cabo, que son su principal fuente de alimento.

Los científicos especularon que este comportamiento puede estar detrás de la desaparición de los grandes tiburones blancos de las aguas de False Bay, frente a la costa de Ciudad del Cabo.

Es probable que las orcas ataquen directamente los hígados de los tiburones porque son altos en grasas y deliciosos. “La gente hace lo mismo con la mantequilla o el tocino. Es el motivo por el que nos encantan los alimentos con grasas. A las orcas les pasa lo mismo, les resulta muy rico”, indicó el investigador estacional del Acuario de la bahía de Monterrey, Scott Anderson.