Header Ad

Parapléjicos vuelven a caminar un día después de recibir un implante electrónico.

Con neurorrehabilitación y neurotecnología, tres personas con parálisis sensoriomotora completa lograron, en un solo día, ponerse de pie, caminar, andar en bicicleta, nadar y controlar los movimientos del tronco, de acuerdo con un estudio publicado por la revista Nature Medicine.

Los investigadores encargados del ensayo clínico matizaron su emoción al asegurar que su avance será mayor conforme pasen los meses y sigan un régimen de entrenamiento y programas de estimulación para recuperar masa muscular, moverse de manera más independiente e incluso, participar en actividades sociales.

En el estudio NCT029336453, los investigadores plantearon la hipótesis de que si los programas de Estimulación Eléctrica Epidural (EES) restauran el caminar de las personas con Lesión en la Médula Espinal (LME), si son dirigidos a las raíces dorsales involucradas en los movimientos de las piernas y el tronco, entonces el resultado sería de una eficacia superior, “restaurando actividades motoras más diversas después de la LME más grave”.

“Para probar esta hipótesis, establecimos un marco computacional que informó la disposición óptima de los electrodos en un nuevo cable de pala y guio su posicionamiento neuroquirúrgico. También desarrollamos un software que respalda la configuración rápida de programas de estimulación específicos de la actividad que reproducen la activación natural de las neuronas motoras subyacentes a cada actividad”, señalaron.

La implantación de una paleta multielectrodo que permite la estimulación eléctrica personalizada en todas las regiones de la médula espinal involucradas en los movimientos de las piernas y el tronco restaura rápidamente la función motora en pacientes con lesiones de la médula espinal y parálisis completa, de acuerdo con el estudio publicado en redes sociales.

Los investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza, reconocieron que lograron grandes avances desde el primer día. El estudio clínico comenzó en 2018 por el investigador Gregoire Courtine, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza y Jocelyne Bloch, del Centro Hospitalario Universitario de Vaud, Suiza.

Después, los científicos lograron perfeccionar su sistema con implantes controlados por un software de Inteligencia Artificial (AI), lo que permitió a los tres pacientes con LME completa volver a caminar.