Sidebar Ad

Olvida el aire acondicionado: esta es la tecnología que mantiene tu coche fresco a 40º al sol

Esa horrible sensación al entrar en un coche que ha estado en verano a pleno sol durante horas podría tener los días contados. Ese fogonazo tan familiar para los que veranean en España se podría paliar con un nuevo recubrimiento que mantiene el vehículo como si lo hubieras aparcado en la sombra. Es un material nacido a partir de la física cuántica que permitirá mantener más frescos desde la ropa hasta edificios enteros.

El principal objetivo es lograr menos consumo de aire acondicionado y menos contaminación. Para ello, la ingeniería de materiales aprende de la física más compleja, con el objetivo de crear esta película con la que revestir objetos como los coches y hacer ‘rebotar’ la luz solar rechazando el calor que, de otra forma, inundaría el interior. Volkswagen ya se ha fijado en este nuevo invento y se ha comprometido a usarlo en un modelo conceptual.

Hablamos de una capa aislante creada por una start-up israelí, SolCold, que asegura poder rebajar cerca de 20 grados la temperatura de un vehículo cuando está expuesto a la luz solar. Mantienen en secreto parte de su creación, pero afirman que el prototipo estaría listo para dar el salto a la fase de producción a finales de año. Más adelante podríamos verlo en los primeros coches o en cualquier otro objeto donde pueda ser de utilidad, como la ropa o una casa.

Rebotando el calor

La fluorescencia anti-Stokes es un fenómeno de estudio dentro de la física de partículas que puede sonar a extraterrestre, pero consiste en devolver la energía de la luz solar con más fuerza de la que llega. Abordado de una forma sencilla para que todo el mundo lo comprenda, se tienen que dar una serie de circunstancias para que un material absorba la energía solar y después la emita con más potencia.

Se trata de un fenómeno peculiar de la conocida como radiación de cuerpo negro, que se da tanto en los seres humanos como en los imponentes agujeros negros. Por ejemplo, una camiseta, pongamos de color negro que da más calor, absorbe la energía que le llega al estar al sol. De esa energía emite solo una parte en menor cantidad, y por eso tenemos la sensación de que se calienta. En el caso de la fluorescencia anti-Stokes ocurriría lo contrario, emitiendo más energía y sirviendo de refrigerante.

Este fenómeno, base del material que protagoniza este artículo, se lleva analizando desde que en 1922 lo describiera el físico indio Chandrasekhara Raman. En 2016, un equipo de investigación de China publicó un artículo explicando un modelo para enfriar mediante la fluorescencia anti-Stokes, pero lejos del ámbito teórico no es tan común verlo plasmado en un producto listo para el consumo.

Forgot Password