Header Ad

La SIM cumple 30 años: así era antes de convertirse en las tarjetas que conocemos ahora


Este año 2021 se cumplen tres décadas del lanzamiento de la primera tarjeta SIM comercial del mundo, creada por el grupo tecnológico de seguridad alemán Giesecke+Dvrient (G+D), que se la entregó a una empresa de telecomunicaciones finlandesa para empezar a venderla.

A pesar de ser 1991 el año en que comenzó a usarse este tipo de tarjetas, las tecnologías que la sustentan se desarrollaron varios años antes de su llegada al mercado. La empresa G+D registró la primera patente en 1968.

Tiempo después, en 1989, estas tarjetas SIM insertables e intercambiables se definieron y estandarizaron y, en 1990, se produjo un hito con la presentación del estándar SIM Toolkit. Este permitía extender las funciones entre la tarjeta y un teléfono GSM (acrónimo de Global System Mobile).

La SIM está compuesta por un microprocesador y un sistema operativo que proporcionan acceso seguro a la red móvil. Si bien es cierto que, en un principio, su tamaño era como el de una tarjeta de crédito, con el tiempo ha pasado por un proceso de transformación de sus dimensiones: desde las mini a nano SIM.

Para poder utilizar estos chips, son necesarias las redes GSM y estas, a su vez, precisan de una manera de identificar a los usuarios mediante su número de teléfono y dispositivo con el fin de pdoer realizar y recibir llamadas.

De este modo, las tarjetas SIM incluyen el número de identificación del área local y su clave, así como datos del operador necesarios para poder estar en contacto con otros usuarios, ya sea por llamadas voz o por mensajes cortos (SMS).