Header Ad

Intel ve gran potencial tecnológico en Latinoamérica, pero debe eliminarse la brecha digital para realmente alcanzarlo

Intel ve a la región de Latinoamérica con un enorme potencial tecnológico para la empresa.
Desde la adopción de nuevas tecnologías para el desarrollo del metaverso hasta para la producción de semiconductores.
Sin embargo, sus directivos creen que la brecha digital en la región representa un obstáculo importante para que pueda alcanzar su potencial tecnológico.

Latinoamérica experimentó un boom en digitalización debido a la pandemia de coronavirus, y esta explosión tecnológica representa para Intel diversas oportunidades para hacer de la región un centro tecnológico relevante.

De hecho, la relevancia de Latinoamérica para Intel en el sector tecnológico es tal que creó recientemente un nuevo puesto directivo para toda la región (ocupado por Gisselle Ruiz Lanza, antes directora general de Brasil); esta posición regirá las otras direcciones de la compañía en México, Brasil y Países Emergentes de la región.

«Hay varios países del mercado de América Latina que son de los que más crecen en la adopción de nube; así como otro tipo de tecnologías como edge o el internet de las cosas. El crecimiento es brutal y esto en buena medida es detonado por la pandemia», dijo Santiago Cardona, director general para Intel en México.

«La digitalización latinoamericana respecto a la media global era menor; sin embargo, cuando llega la pandemia ésta se acelera vertiginosamente y entonces la región no solo se convierte en una relevante para el mercado de computadoras, sino realmente para todas las tecnologías», agregó.

El mercado total disponible (TAM) de PCs en la región es relevante para la compañía tecnológica, según Marcelo Bertolami, director general de Intel para los países emergentes de Latinoamérica. «Son unos 25 millones de PCs en toda Latinoamérica, de un TAM mundial que es de 340 millones; ese es el nivel de relevancia [de la región], estamos hablando de un porcentaje interesante sobre el total del negocio», dijo.

Además, muchas de las empresas de la región están migrando a la nube; si bien a un paso lento, pero seguro. «Estamos atrasados en Latinoamérica en la migración hacia la nube. Hoy se puede decir que nada más el 5% de las empresas y los gobiernos en la región han migrado a la nube», dijo.

También, señaló que «desde el punto de vista de Intel, esto presenta la posibilidad de trabajar con nuestros socios [en esta cuestión] para que nuestros clientes tomen lo mejor de la nube. Esos son los dos aspectos grandes [de la región]», dice Bertolami.

Más allá de las ventajas de mercado, también están las de desarollo de tecnología. Como ejemplo, Cardona explica que las etapas en la producción de semiconductores son seis; y cinco de estas ya pasan en Latinoamérica —la única que no es la de la fabricación de la oblea de silicio—. «Esa es la mayor prueba de qué tan importante es América Latina para Intel.

México y Costa Rica cuentan con centros de operación relevantes para Intel
De hecho, México y Costa Rica son países con sitios de suma importancia para la compañía tecnológica; sobre todo en cuestión de pruebas y producción.

Nuestro país cuenta con el Centro de Diseño en Guadalajara. Aquí, explica Cardona, se llevan a cabo la validación de algunos de los productos más importantes para la compañía.

«Ahora que está comenzando el despliegue de 5G en Latinoamérica, hay un chip que está en las estaciones base que se están desplegando en la región que fue validado y probado en Guadalajara», ejemplifica el directivo.

Por su parte, Costa Rica cuenta con una planta de fabricación y prueba de montaje de chips que va con la ideología de Intel 2.0 (el plan de Intel para fabricar semiconductires para terceros). «Hay casi 4,500 personas de Intel en esa fábrica, y se hizo una ampliación de 600 millones de dólares», dice Bertolami. A su vez, ésta fabrica servidores para todo el mundo y, según Marcelo, genera un impacto relevante para Latam, ya que el talento es regional.

«Esas son el tipo de cosas que pasan en América Latina y que queremos que todo mundo sepa. Si Intel decidió poner estos dos grandes lugares, aparte de la importancia de mercado, es porque cree en el talento y las posibilidades de la región», agrega Cardona.

México podría convertirse en un líder mundial en el ecosistema de semiconductores

Intel anunció a finales de abril un acuerdo con la Secretaría de Economía —encabezada por Tatiana Clouthier— para fortalecer la cadena de suministro de semiconductores en México. La compañía tecnológica se comprometió con este acuerdo a fortalecer:

La competitividad de las empresas mexicanas en la cadena de valor de los chips
Transferir conocimiento
Capacitar talento
La compañía también reveló 8 millones de dólares de inversión para su Centro de Diseño en Guadalajara; este emplea ahora a cerca de 1,800 personas.

«De nuestro lado lo que vamos a hacer es mucha aportación con todo lo que tiene que ver con talento. La mayor prueba del talento mexicano es que Intel lleva más de 20 años operando en Guadalajara. Aquí, en el último año, hemos crecido de 1,200 a 1,800 empleados y vamos a contratar a 200 más en 2022», explicó Cardona.

«Necesitamos más talento; no solo Intel sino toda la industria. Y para que eso suceda tenemos una serie de programas que van a ayudar a desarrollarlo. Esto permitirá a Intel y a muchas otras empresas que participan en el ecosistema de semiconductores en México tener una mayor presencia; una que le permita al país capitalizar en esta oportunidad de rebalanceo de la cadena de suministro», añadió.

«La oportunidad que tiene México en este momento para poder fortalecer su presencia y protagonismo en la cadena de semiconductores es total, y la Secretaría de Economía lo entiende», enfatizó el directivo.

Por su parte, Greg Ernst, vicepresidente corporativo y gerente general para las Américas en Intel, dijo estar particularmente emocionado con esta asociación.

«Mi visión para México es que podría convertirse en un líder mundial en el ecosistema de semiconductores. Tenemos una fuerte presencia ahí con 1,800 empleados en Guadalajara; pero esperamos que la asociación con la secretaria Clouthier ayude a traer a más ingenieros a la fuerza de trabajo».

Agregó que la construcción de la infraestrcutura 5G en el país es de particular importancia para Intel; y que trabaja con los principales servicios de telecomunicaciones para ello.

También, el ejecutivo mencionó al trabajo de Intel con compañías de manufactura en el país para automatizar sus operaciones como otro proyecto que le entusiasma en la región.

Intel cree que Latinoamérica es un buen mercado para desarrollar el metaverso

El metaverso es uno de los conceptos tecnológicos más hablados del último año. Si bien su realización requerirá de mucho poder de cómputo, Intel ve a la región de Latinoamérica como un buen lugar para desarrollarlo.

«Latinoamérica es esencialmente urbana, está altamente conectada y es altamente social (especialmente en redes sociales). ¿Es un buen lugar para desarrollar el metaverso? Sí. La necesidad y el engagement van a estar. Pero, ¿qué le falta para que eso se desarrolle como visionariamente? Obviamente necesitamos infraestructura para la tecnología que logrará esto; de comunicaciones, de cómputo, centros de data más robustos y que la latencia sea menor. Hay un montón de inversiones que hay que hacer, pero [es innegable] que la demanda va a existir», dice Bertolami.

Desde el punto del edge computing y el uso de otras tecnologías, Marcelo agrega que teniendo al PC como acceso al mundo virtual y a la transformación digital, es innegable que la región adopta tecnología rápidamente.

La rápida adopción de la tecnología por parte de los latinoamericanos también hace a la región un lugar ideal para probar el metaverso
«Hemos visto, sobre todo en época de pandemia, como en países como Chile, Colombia, México, Perú han adoptado tecnología de una manera impresionante; la gente se dió cuenta que un [procesador] Celeron no alcanza, o una PC de entrada no alcanza; y que para tener una experiencia de [Microsoft] Teams, de Zoom o lo que sea y estar conectado con video y demás, ya necesitan como mínimo un Core5 o Core7. La gente cambió la manera de relacionarse con la tecnología», agrega.

«Latinoamérica está a la vanguardia, está buscando esta tecnología, y nuestro trabajo es justamente traerla lo más rápido posible», dice.

Cardona agregó que «existe un mito de que los latinoamericanos no adoptamos las tecnologías y que estamos atrás; la pandemia es el principal testimonio de que eso no es verdad. El talento latinoamericano siempre ha estado ahí; ahora la tecnología lo empieza a potenciar y están generándose cosas que no se pensaba que pasarían en América Latina. Por supuesto que el metaverso va a suceder [en la región] y nuestra labor como Intel es, sabiendo que existe esa demanda, saber cómo lograr que ese acceso a la capacidad de cómputo llegue a los latinoamericanos», agrega Cardona.

El mayor reto que enfrenta la región de Latinoamérica es la brecha digital, de acuerdo con ejecutivos de Intel
Pese a la gran promesa tecnológica que Latinoamérica representa para Intel, ambos directivos aseguran que su principal reto es la brecha digital.

«Si nosotros queremos que Latinoamérica siga creciendo y siga al mismo paso que el resto del mundo, tenemos que asegurarnos que nuestros niños y jóvenes estén entrenados y preparados para los trabajos que vienen», dice Marcelo. «Para innovar tenemos que tener habilidades distintas a las que tenemos hoy, y esa es la clave para mí; si no lo hacemos, nos vamos a atrasar y esa brecha entre Latinoamérica y el resto del mundo se va a ampliar», dice.

Cardona concuerda en la importancia de desarrollar talento en la región para reducir la brecha, poniendo como ejemplo a México.

«Está claro que en Jalisco —donde nosotros operemos— podríamos decir que la brecha digital es menor [que en otras partes del país] y mira todo lo que pasa ahí: surgen ecosistemas tecnológicos, se desarrollan semiconductores, etcétera», dijo. «Quizás en el sureste no es tan así, pero tan solo en Yucatán el gobierno local está habilitando que empresas multinacionales se instalen allá porque el talento de desarrollo de software [es muy fuerte], entonces empieza a florecer todo ese ecosistema.

«Si cerramos la brecha digital en regiones donde no hay tanto acceso [a la tecnología], inmediatamente comienza a florecer todo. Si logramos hacer eso aprovechando el talento que hay en Latinomérica, podría ser el catalizador para que todo se desarrolle y no nos quedemos rezagados», concluyó.